En las primeras horas de la mañana de este viernes, la guardia revisora de la Unidad Penal Nº 3 de Concordia volvió a descubrir que la imaginación de quienes intentan ingresar sustancias prohibidas para los reclusos no tiene límites.

En este caso el ardid estaba representado por unas -en apariencia- inocentes facturas pero que en realidad estaba rellenas para todos los gustos: dulce de leche, crema y otra que en su interior tenía una bolsita con una cantidad no determinada de cocaína.

Según se determinó los panificados estaba en poder de una joven de 21 años y tenían como destinatario a un conocido interno de esta unidad carcelaria.

Tras el hallazgo fue inmediatamente notificado el personal de la delegación «Toxicología» de la Jefatura Departamental de Policía, quienes incautaron la sustancia e identificaron a la joven mujer que las tenía en su poder, para luego notificar todo lo actuado al Juzgado Federal de Concepción del Uruguay.

Esta artimaña se suma a otros intentos de ingresar droga a la Unidad Penal local en envases de desodorantes, termos y pan.

Fuente: Diario Río Uruguay

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Unable to load the Are You a Human PlayThru™. Please contact the site owner to report the problem.